Salvación es Salud

Cristo es Salvación, y la palabra salvación significa “salud”. En estas pascuas compartimos la historia del santo de la Salud: San Pantaleón, cuyo santuario del barrio de Mataderos conocimos en la Visita a las 7 Iglesias del viernes Santo.

IMG_4422 (2)

San Pantaleón y Cristo nos enseñan -seamos o no creyentes- una forma de vivir la inevitable muerte corporal. La muerte no la elegimos, pero sí podemos elegir de qué manera vivimos cada uno nuestro propio “Vía Crucis” en las enfermedades físicas y las debilidades del espíritu -el egoísmo, la pereza, el chismorreo-. Al igual que todos los santos, San Pantaleón nos guía hacia el camino de Jesús.

La devoción al antiquísimo santo San Pantaleón se la debemos a la riqueza cultural que generan las inmigraciones. En la Argentina, fue un grupo de inmigrantes italianos los que trajeron la advocación a este santo que era prácticamente desconocido en 1941, primero colocando un altar en la Iglesia de San Roque, luego construyendo una capilla en 1962 (foto). Más tarde, en 1980, se levantó el enorme santuario construido sobre la capilla original, en el barrio Los Perales, en Mataderos. Este es el primer Santuario de América Latina dedicado al santo patrono de la salud y es visitado por miles de fieles de países vecinos.

IMG_4426

Para discernir si verdaderamente tenés un problema, primero leé los libros de peticiones de un Santuario.

San Pantaleón era un médico del año 282 después de Cristo, que se convirtió a la Fe cristiana -de la que oía hablar pero no practicaba- una tarde en la que caminando por un bosque se encontró con un niño muerto por la mordedura de una víbora. Pantaleón -que significa “el que se compadece de todos” – ante la dureza de encontrar a un niño muerto, se puso a rezar fervientemente para que  volviera a la vida, y así fue: Resucitó. Desde entonces quiso ser bautizado y su conversión fue total.

San Pantaleón vivió 23 años, y murió martirizado luego de ser acusado por cristiano ante la corte romana: fue atado a un arbusto seco de olivo y decapitado. Cuenta la tradición que inmediatamente el olivo empezó a brotar y reverdecer, al ser regado con su sangre. Inmediatamente, unas mujeres presentes recolectaron su sangre, que es venerada desde hace siglos en dos templos: El monasterio de la Encarnación en Madrid, y en la catedral de Ravello en Italia.

Y el milagro de San Pantaleón continúa ocurriendo cada 27 de Julio -día de su santo- cuando su sangre conservada se licúa. 

Este viernes santo recorrimos el santuario, en el itinerario de la tradicional Visita a las 7 Iglesias que realizamos conjuntamente las parroquias Virgen Inmaculada y San Juan Diego. Fue emocionante descubrir el enorme fervor del pueblo piadoso hacia el santo, al que le ruega salud y también le agradece, como consta en las paredes repletas de placas, fotos, notitas e inscripciones que ruegan y dan gracias por la salud propia y de los seres queridos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Le rezamos al Santo en el templo y luego bajamos al subsuelo donde se encuentra la capilla originaria. Decir que vivimos un alto momento de oración es redundante, ya que rezar es justamente lo que nos saca de la chatura, nos eleva. Siempre rezamos para vivir “un momento alto” y superar lo mundano. Y en este Viernes Santo sentimos una energía especial cantando juntos y rezando, agradeciendo y pidiendo, con el corazón y escribiendo, por la salud de los presentes y de todos nuestros seres queridos.

El camino de Jesús hacia la Cruz es también nuestro camino, el camino que recorremos a lo largo y -en especial- en el final de la vida. Jesús nos enseña a morir y nos da la Resurección. Rezamos para que así sea, ¡feliz Pascua!

Cultura y Fe

 

VISITA A LAS 7 IGLESIAS

Itinerario de la Visita a las 7 Iglesias del #ViernesSanto. Este año visitaremos 7 Santuarios de la Ciudad. Salimos 8,30 de la parroquia

 

9,00 San Juan Diego www.parroquiasanjuandiego.com.ar 

IMG_3366 San Juan Diego

El patrono de esta nueva Iglesia del barrio de Lugano (Av. Escalada 2858) es el indiecito al que se le apareció la Virgen de Guadalupe en México. Aquí conoceremos la milagrosa historia de la primera aparición mariana en América. La Virgen de Guadalupe es la primera aparición de la Virgen en América Latina, luego de la colonización, fue en 1531 en el entonces imperio Azteca, actual territorio Mexicano.

Se le apareció al indiecito Juan Diego, que la ve y la oye, y conversa con ella en el cerro Tepeyac: María quiere que en ese lugar se construya un santuario “para cuidar al pueblo”. El indiecito, con ayuda de un intérprete, se lo cuenta al Obispo, y el Obispo no le cree. Pero Juan Diego no duda: la Virgen hace crecer un jardín de rosas en la zona desértica donde se le vuelve a aparecer, y le pide que junte las rosas en su tilma -poncho- y se las lleve al Obispo. Al milagro de la floración de rosas en el desierto, se le suma el gran milagro de que al mostrarle el indiecito las rosas al Obispo,  en su poncho quedó estampada la imagen de la Virgen de Guadalupe tal como la conocemos.

Es tan milagrosa esta virgencita que los milagros se siguieron multiplicando, y no ocurrieron un día de 1531: siguen ocurriendo, en tiempo presente, desde entonces. Porque el poncho del indiecito, de casi 500 años de antiguedad y realizado con fibras naturales de maguey que no resisten más de 30 años sin deshilacharse o hacerse polvo, se conserva intacto. El poncho se conserva vivo, podríamos decir. Así lo ha determinado la ciencia en las reiteradas investigaciones a las que fue sometido. Una de ellas constató que sus fibras conservan una temperatura constante de 37 grados, la temperatura de un cuerpo vivo.

Al estudiar la tilma científicamente, en los ojos de la Virgen se han descubierto imágenes humanas. Y oftalmólogos detectaron que al acercarle luz a la imagen de la virgen de la tilma, sus pupilas se contraen. Y al alejarla, sus pupilas se dilatan.

Lo más impactante es que la Virgen de Guadalupe está embarazada: al apoyar el estetoscopio se detectan las pulsaciones de un corazoncito a 115 pulsaciones por minuto. El corazoncito del niño Dios en el vientre de María.

Sorprende que la tela no está pintada. Científicos de la NASA no logran descubrir cómo el poncho refleja la imagen ya que no hay rastros de pinturas ni tintas, el material coloreado no es de ningún material conocido en el planeta tierra. Es más: los colores no están impresos en la tela, sino que “flotan” a tres décimas de milímetro del poncho.

Las estrellas que aparecen en la tilma corresponden a la ubicación del cielo del día en que la Virgen se apareció (solsticio de invierno del 12 de diciembre de 1531).

 

9,30 San Pantaleón: http://www.sanpantaleon.com.ar/ 

San Pantaleón

San Pantaléón,, junto a la Virgen de Luján, en procesión por las calles de Buenos Aires.

Este Santuario del barrio de Mataderos (Monte 6869) ya cumplió 50 años de vida y es visitado todo el año. Aquí conoceremos la historia de San Pantaleón,  patrono de la Salud.

10,00 San Cayetano: http://www.sancayetano.org.ar/.

IMG_3653_Moment (2) Sanca

Para muchos, el corazón de Buenos Aires está en el Santuario de San Cayetano de Liniers. Hasta aquí peregrinan fieles de todas partes de la Argentina y del Mundo, pidiendo Paz, Pan y Trabajo. El Santuario cumplió 106 años de vida y fue la beata Mama Antula quien trajo a estas tierras la advocación al santo, junto a las Hermanas del Divino Salvador que le rezaban a la primera imagen de San Cayetano en el Río de la Plata, en la Santa Casa de Ejercicios Espirituales de la Av. Independencia. Luego, en la crisis de 1930, el Círculo de Obreros Católicos le incorporó a la imagen la espiga de trigo ¡y desde entonces se lo venera como el patrono del trabajo. A San Cayetano le pedimos experimentar la dulzura que él mismo vivió al sostener en brazos al Niño Jesús 

10,30 San José de Flores:

IMG_2441San José de Flores

En el confesionario del fondo, Jorge Bergoglio descubrió su vocación religiosa.

La Basílica donde el Papa Francisco escuchó el soplo del Espíritu y sintió claramente el llamado sacerdotal nace primero como una capilla en el año 1808, en la esquina de Rivera Indarte y Rivadavia. Allí se instaló la primera imagen de San José, donada por Isidro Lorea. Conoceremos toda la historia de este magnífico templo. 

11,00 Medalla Milagrosa: https://www.medallamilagrosa.org.ar/

Medalla_Milagrosa

El lema de este Santuario de los Misioneros Vicentinos en Parque Chacabuco (Curapaligüe 185) es “Vengan a los pies de este altar, y les serán otorgadas gracias a todos los que las pidan con confianza y fervor”. Allí estaremos para conocer los 75 años de historia de este santuario y la vida de Santa Catalina Labouré, a quien la mismísima Virgen se la apareció en Francia enseñándole el diseño de la Medalla Milagrosa, que es muy milagrosa, como dan fe los miles de fieles que visitan cada año el santuario. 

11,30 Nuestra Señora de Fátima -Soldati-

Papa Francesco accoglie in Vaticano la statua della Madonna di Fatima

Si para nosotros la Virgen Inmaculada de Ramón Carrillo es nuestra Madre, Fátima Soldati es, de alguna manera, nuestra abuela. Porque cuando no existía la parroquia Virgen Inmaculada, la ermita a esta Virgen en la calle Martínez Castro dependía de la parroquia de Fátima, al igual que la capilla Virgen de Luján del Barrio Fátima, que por eso el barrio lindero al Ramón Carrillo se llama Fátima. El Padre Jorge Vernazza -miembro del grupo fundador del actual equipo de sacerdotes para la pastoral en las villas, presente en el momento en el que el Padre Mugica fue asesinado- fue párroco de este santuario. Un lugar con mucha historia y mística de Curas Villeros.

12,00 Virgen Inmaculada: 

Inmaculada

Nuestra casa, abierta a todas las personas que quieran venir a rezar, cantar y conocer nuestra historia, que empieza hace 11 años con su primer párroco, el Padre Gustavo Carrara, y que fue creada por el Padre Jorge Bergoglio cuando era Arzobispo de Buenos Aires. Los invitamos a realizar con nosotros todo el recorrido de la visita a las 7 Iglesias, para seguir caminando, rezando y aprendiendo juntos.

 

Pascua Joven

Habitualmente en la parroquia hay catequesis, colegio, club, Hogar de Cristo, Retiros Entretiempo y en esta Semana Santa inauguramos un nuevo movimiento formativo en valores: una Escuela de vida para los Jóvenes Exploradores, que están preparando el Vía Crucis Viviente del Viernes Santo.

WhatsApp Image 2019-04-14 at 17.42.18

El Padre Adrián y Mabel Ganz: formando a los jóvenes en valores.

Adolescentes líderes del Movimiento Exploradores, además de sus propias actividades -que incluyen la celebración de la Pascua Joven visitando hogares donde van a misionar- son los que cuidan a los más chiquitos de las villas, que forman parte del Movimiento Infantil de Exploradores -MIE-. El MIE lo conforman los Pichones (niñas y niños de 8 a 9 años), los Gorriones (de 10 a 11 años) y los Halcones (12 años). Son cientos de chicas y chicos que cada domingo a la mañana se reúnen en las diferentes sedes de cada capilla: La Esperanza, Los Pinos, San Francisco, Luján e Inmaculada.

Esos niños y niñas son cuidados, guiados y en cierta forma educados por los dirigentes del Movimiento Exploradores: “Soles” y “Antorchas”, adolescentes que entrenan sus habilidades de líderes y aprenden a cuidar y a valorar la vida cuidando y valorando la vida de los niños del barrio.

WhatsApp Image 2019-04-14 at 17.42.19 (1)

 

El Domingo de Ramos, las 5 sedes del MIE se reunieron en la ermita de San Cayetano del Barrio Lacarra para participar, junto a todas las vecinas y vecinos del barrio, de la bendición de Ramos y la procesión hasta la parroquia Virgen Inmaculada.

Acompañados y guiados por los líderes Exploradores, los chiquitos y chiquitas ingresaron en la Iglesia y escucharon el Evangelio de la pasión de Cristo correspondiente a la Misa de Domingo de Ramos. Luego se dirigieron en dulce montón a la cancha del CAVI para participar de la primera Convivencia del año, en la que realizaron dinámicas didácticas por edades, para hacer un cruce transversal por intereses entre todas las chicas y los chicos de los cinco barrios.

Y después de haber estado toda la mañana y toda la tarde cuidando a los chiquitos, los dirigentes del MIE se reunieron en el Salón San Ceferino para participar de la primera clase de la Escuela de Vida.

WhatsApp Image 2019-04-14 at 17.42.20

 

Esta escuela de Vida es formativa en valores para darle a los jóvenes herramientas de liderazgo que les permiten sentirse seguros al educar a los más chiquitos del barrio como si fueran sus hermanos mayores: cuidándolos, haciéndolos jugar, dándoles el desayuno o el almuerzo.

La escuela se basa en tres pilares:

1- Fortalecer la identidad de los jóvenes Exploradores “Soles” y como dirigentes del movimiento infantil

2- Construir conocimiento

3- Armar equipos de trabajo.

WhatsApp Image 2019-04-14 at 17.42.20 (1)

Al conocer las propias habilidades personales, cada uno de los líderes Exploradores puede encontrar su lugar en el grupo y descubrir sus talentos para la vida. Si Dios quiere, a mitad de año, los jóvenes que empezaron el curso este fin de semana recibirán el pin de Soles y Antorchas.

WhatsApp Image 2019-04-14 at 17.42.21

Acción y oración.

 

Semana Santa 2019

 

Cronograma de actividades en las capillas y la parroquia desde el Domingo de Ramos -14 de abril- hasta el domingo de Pascua -21 de abril-.

IMG_0332

Vìa Crucis viviente, del año pasado, en el Asentamiento La Veredita.

Se acerca la Semana Santa y en la parroquia preparamos una serie de actividades para rezar juntos, que es lo que nos hace sentir más fuertes y unidos.

IMG_20190409_111709

Domingo de ramos, 14 de abril:

A las 10 de la mañana realizaremos la bendición de ramos en la Capilla San Juan Bautista del Barrio la Esperanza, y desde allí partiremos en procesión hasta la capilla Virgen de Luján del Barrio Fátima donde celebraremos la Misa de 10. A esa hora, desde la Ermita de San Cayetano -de Lacarra y Pasaje F-, bendeciremos ramos, rezaremos por por Paz, Pan y Trabajo para todas las familias, y seguiremos en procesión hasta la parroquia en el barrio Ramón Carrillo para celebrar juntos la Misa de domingo. Vendrán todas las chicas y chicos de catequesis de todas las capillas, a los que agasajaremos con panchos y cosas ricas. Los esperamos.

IMG_5855

Bendición de ramos 2018, en el Hogar de Cristo Juan Pablo II.

Por la tarde, a las 18, haremos bendición de ramos en el barrio Los Pinos, y caminaremos en procesión hasta la capilla San Francisco del Barrio San Francisco.

Jueves Santo, 18 de abril:

HORA SANTA

Hora Santa.

Este día celebraremos la Misa de la Última Cena de Jesús con sus discípulos, a las 19 en la parroquia  y en la capilla Virgen de Luján -barrio Fátima-. Y a las 20,30 celebraremos la Hora Santa: un momento para rezar y acompañar a Jesús.

Otra actividad que se inicia el Jueves Santo es la Pascua Joven, ¡los esperamos para compartir con el Movimiento Juvenil de Exploradores! El sábado iremos a visitar el Cottolengo Don Orione.

IMG_20190409_111841

Viernes Santo, 19 de abril:

IMG_0226

El año pasado, en la Visita a las 7 Iglesias, conocimos la capilla Inmaculada Concepción del barrio Cildañez.

Mucha actividad habrá en el día más importante de la Semana Santa. A las 8,30 de la mañana empezaremos la visita a las 7 Iglesias, una tradición muy celebrada en América Latina, que nos permite conocer diferentes iglesias y santuarios de la ciudad, en donde además de rezar juntos aprendemos la historia y el legado de los grandes santos, y el trabajo cotidiano de cada pastoral parroquial. Para participar de esta actividad hay que anotarse en Secretaría.

A las 15 realizaremos la Celebración de la Cruz en la parroquia Virgen Inmaculada.

Y a las 17, rezaremos el Vía Crucis viviente por las calles de los barrios. Aquí, un resumen del Vía Crucis viviente 2018 protagonizado por los jóvenes Exploradores:

 

Sábado Santo, 20 de abril:

Empezaremos a las 9 de la mañana con una especie de retiro espiritual. Traigan matecitos y cosas ricas para desayunar y acompañemosnos en el rezo del oficio y una Jornada de de Oración Comunitaria. ¡Vení a rezar con nosotros! A las 15 realizaremos una celebración de Pascua de niños en la parroquia Virgen Inmaculada. A las 20 celebraremos la Misa de Vigilia en la parroquia y en la capilla Virgen de Luján. Y a las 23,55 iniciaremos la Procesión de Resurrección por las calles de nuestro barrio.

 

IMG_20190409_111735

Domingo de Pascua, 21 de abril: El Domingo de Resurrección lo celebraremos con Misas de Gloria en horarios habituales:

  • a las 9 den Capilla San Francisco del Bario San Francisco
  • a las 10 en capilla Virgen de Luján del Barrio Fátima
  • a las 11 en la Parroquia Virgen Inmaculada del Barrio Ramón Carrillo
  • a las 19 en la capilla San Juan Bautista del Barrio la Esperanza

 

IMG_20190409_111624

 

 

Escuelas de Fe

Este fin de semana empezó la catequesis en la parroquia y sus 4 capillas

IMG_1455

Las hermanas de la Caridad en la capilla San Juan Bautista del Barrio la Esperanza.

A partir de ahora, cada fin de semana durante una hora y media cientos de chiquitos y chiquitas de la villa vendrán a educarse en la fe, para recibir la Primera Comunión y la Confirmación.

A la dinámica propia de dar catequesis en la villa -muchas veces en las capillas sin pupitres sino sentados en el suelo y usando los bancos de misa como mesa- este año se le suma la dificultad extra de que el 32% de los habitantes de la Argentina sufre pobreza, cifra que sin duda impacta más fuerte en la villa, donde la falta de oportunidades y la emergencia alimentaria y en adicciones es una realidad. En esta parroquia, que forma parte del Equipo de Sacerdotes para la pastoral en las villas, el porcentaje de chicas y chicos expuestos a la extrema vulnerabilidad aumenta, debido a que estamos en la Comuna 8 de la Ciudad de Buenos Aires, la de mayor porcentaje de niños de CABA.

Además, según un informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, los chiquitos de las villas viven una infancia de alto riesgo en hogares donde o el padre o la madre están privados de su libertad. Son más de 146 mil niños que tienen al menos un familiar en la cárcel, situación que influye en la psiquis y la afectividad durante la niñez. ¿Cómo enseñar las nociones básicas de Dios, de creación y Fe a chicos con infancias en riesgo? Un logro arduo, pero no imposible, que encaramos con toda esperanza.

Aquí les presentamos a los catequistas que ofrecen su tiempo y ponen toda su paciencia para educar en la fe a las chicas y chicos de la parroquia.

IMG_3722

Nora y Lalo, enseñándoles catequesis a Hugo, David y Gilberto, en la capilla San Juan Bautista del Barrio La Esperanza.

Barrio la Esperanza: el sábado a la una de la tarde, en la capilla San Juan Bautista del Barrio La Esperanza, los catequistas Lalo y Norma recibieron a los chicos con material didáctico y lápices de colores. Al inicio de la clase solo estaba Hugo (que recibió la Primera Comunión en diciembre) y su primo Gilberto, que inician su camino hacia el Sacramento de la Confirmación. La clase empezó con una canción nueva, enseñada por el seminarista Alberto, que fue acompañado de Belén, la coordinadora de catequesis.

El semi Alberto, Belén y la mamá de Hugo realizaron una breve recorrida por La Esperanza y lograron que se sumaran Lucía y David a la catequesis. Caminando por los pasillos del barrio -donde la mamá de Hugo conversó con los vecinos en guaraní- se fueron sumando más chicos. Cuatro inscriptos en el primer día de esta capilla.

Barrio Ramón Carrillo:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la parroquia, en el Barrio Ramón Carrillo, la convocatoria fue a las 3 y media de la tarde del sábado. Las chicas y los chicos fueron con sus padres, y los catequistas se presentaron: Sandra,  Norma y Chechu los formarán para que reciban la Primera Comunión. Las catequistas de Confirmación son Nicole y Rosa. Aquí también hubo canciones de bienvenida, y se presentaron el Padre Adrián y el Padre Pedro, que conversaron con los padres antes de que los chiquitos se dirigieran al Salón San Ceferino a empezar a estudiar la vida de Jesús. En la parroquia hay en total 30 niñas y niños inscriptos

 

Barrio Fátima: En Capilla Virgen de Luján del Barrio Fátima Antonia y Diego recibieron a las 4 de la tarde del sábado a un grupo de 20 niñas y niños que van a recibir la Primera Comunión. Las catequistas de Confirmación son Kika y Lorenza, históricas de esta capilla que ha cumplido 40 años desde que fue creada por el grupo originario de los Curas Villeros -del Padre Carlos Mugica y el Padre Jorge Vernazza (que fue su párroco)-. La catequesis de jóvenes la dan Angelita y las hermanas Hanna y Amadeus, a quienes ya conocen porque muchos de ellos forman parte del Coro bajo la batuta de la hermana Hanna. En total, en esa capilla  se anotaron 40 niñas y niños y adolescentes para recibir la Primera Comunión y la Confirmación a fin de año.

 

Barrio Los Pinos y Asentamiento La Veredita:

UPYE9949

Las hermanas Flor y Jon, en las recién remodeladas instalaciones e la capilla San Expedito.

A la misma hora, en la capilla San Expedito las hermanas de la Caridad Flor y Jon inauguraron la catequesis oficialmente, aunque ya habían estado enseñandoles nociones de fe a las chicas y los chicos en la Misión que realizaron en el mes de febrero en la capilla Santa Teresita. Cuatro inscriptos en esta sede parroquial, con mucho potencial debido a la enorme tasa de niñas y niños que viven en la zona.

Barrio San Francisco:

WhatsApp Image 2019-04-07 at 11.14.11

Al fondo Ana María y Feli, con los 8 alumnos que iniciaron la catequesis en San Francisco.

En capilla del Barrio San Francisco la catequesis es los domingos a la mañana, antes de la Misa de 10. Ana María prepara a las chicas y chicos para la Primera Comunión. Jéssica y Feli a los que van a recibir la Confirmación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Los adultos de estos barrios también tienen la oportunidad de recibir los Sacramentos, en las Novenas que se realizan durante las fiestas patronales de cada sede parroquial, y de las ermitas y veneraciones más populares del barrio:

  • San Expedito: 19 de abril
  • Virgen de Luján: 8 de mayo
  • San Juan Bautista: 24 de junio
  • San Francisco: 4 de octubre
  • Santiago Apóstol : 25 de julio
  • Virgen de Copacabana: 5 de agosto
  • San Cayetano: 7 de agosto
  • Virgen Inmaculada: 8 de diciembre

 

Vamos a Betania

Esta mañana en la parroquia recibimos a todos los grupos de mujeres de los Retiros Entretiempo y celebramos la Misa de Envío misionero 2019.

 

IMG_7109

Las mujeres de Entretiempo Soldati, hospederas amorosas.

 

Si hay algo que caracteriza al Retiro Entretiempo es su espíritu hospitalario. Es como la casa de Lázaro en Betania que con Marta y a María reciben a su amigo Jesús con familiaridad, lo hospedan. Así se sintieron hoy las mujeres de Entretiempo. Y las de la parroquia, se sintieron como cuando en casa hay fiesta y todos preparan las cosas y el corazón para recibir a las amigas, en este caso -además- “hermanas en Cristo”: las Mujeres de Entretiempo.

IMG_7095

Mama Antula en la sacristía, imagen regalo del Retiro Entretiempo Varones. ¡Gracias!

A las 11, la Iglesia Virgen Inmaculada rebasaba de mujeres. Estaban las dueñas de casa, que son las Mujeres de Soldati y de Lugano, porque las mujeres de la parroquia San Juan Diego también forman parte de esta casa. También las mujeres de los grupos de los diferentes Retiros que se vienen realizando desde hace 15 años, y siguen reuniéndose una vez al mes en las reuniones de “Perseverancia”. Son mujeres no aflojan y siguen encontrando un momento de reflexión y conexión aunque hayan pasado años desde que hicieron los retiros “Alegres y Sabias” y “Mitad de la Vida”. Hubo abrazos, lágrimas, reencuentros, y una enorme energía femenina que podía sentirse a flor de piel. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Coro de Entretiempo se lució con múltiples guitarras, panderetas y percusiones, y fue muy emocionante escuchar tantas voces femeninas juntas, cantando y orando, y bailando también. Que si hay algo que te da el Entretiempo es la alegría de Jesús Resucitado en los corazones de cada una.

WhatsApp Image 2019-04-06 at 13.11.54

El ingreso de una imagen de Mama Antula, regalo de los Varones de los Retiros Entretiempo, despertó aplausos entre las presentes. Mama Antula es la patrona de los retiros de mujeres (el Cura Brochero es el patrono del de los varones). La imagen fue colocada a los pies del altar junto con las ofrendas que acercaron antes de iniciar la Misa, aunque al momento de la bendición final con agua bendita el Padre Rafa pidió: “¡Que suba Mama Antula!” (al altar), provocando risas.

Hubo ofrendas antes de la Misa y en el ofertorio: una virgencita que acompaña todas las reuniones de todos los equipos, flores -“que representan nuestro ser mujeres expresando el perfume y la belleza interior de nuestros corazones-“ y un cuenco con agua con el que el Padre Rafa nos roció de gotas benditas de misericordia a todas las presentes al finalizar la Misa.

IMG_7131

Quizá asombrado por tantas mujeres juntas cantando y rezando, antes de empezar la celebración, el Padre Rafael se dió el lujo de sacar fotos con su celular.

El Padre Rafa decidió celebrar la Misa del domingo, correspondiente al IV Domingo de #Cuaresma, cuyo Evangelio es el de la Mujer Adúltera (San Juan 8: 1-11). Y en su homilía, todas las mujeres pudieron reconocerse: primero las infieles, por supuesto, pero también las acusadoras que quieren lapidar a la adúltera. Un sermón muy actual con un fuerte mensaje de empoderamiento, no solo femenino sino del empoderamiento y dignidad que otorga recibir y dar el perdón y la misericordia divina: “Una cosa es la corrección fraterna y otra cosa es la acusación, con ganas de condenar. La misericordia tiene poder para perdonar pero también para develar al acusador. Jesùs perdona a la mujer adúltera porque ha develado el camino del acusador. La ternura de Jesús es mas grande que la falacia y la trampa del acusador. Pidamos la fuerza del Espíritu para ser testigos de la misericordia, para que muchas mujeres descubran cual es el acusador que no las deja vivir. Que así sea”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Luego de las Comuniones, se realizó un breve gesto habitual en los Retiros de Mujeres: rezar bajo el manto de la Virgen. Contó Mabel Chavero, -que ha venido coordinando los Retiros en Soldati y Lugano junto a Lía Martínez, Andrea Speroni y Minu Sosa- que la idea de rezar bajo el manto de la Virgen surgió luego de un 8 de diciembre en esta parroquia, cuando aprendieron esa forma de rezar durante las fiestas patronales por la Inmaculada Concepción. Replicaron la idea en un retiro de Mujeres y el gesto se fue propagando en los sucesivos, hasta convertirse en un momento mágico de los retiros: el momento de rezar amparadas bajo el manto de la Virgen. En la imagen, Cintia de la parroquia San Juan Diego de Lugano -en la dulce espera-, se pone a rezar bajo el manto de la Virgen.

Luego de la bendición final con agua bendita, el Padre Rafael  le dió la palabra a Nancy y Magdalena, que convocaron a invitar a las mujeres de la familia, amigas y conocidas de más de 60 años al próximo retiro del grupo “Alegres y Sabias” que será en San Miguel del 26 al 28 de abril.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Al finalizar la Misa, finalmente se realizó el Envío misionero. Esto es que cada una de las mujeres de los grupos que están preparando los Retiros a los que ingresarán nuevas mujeres, recibieron una cruz y fueron enviadas a dar la Buena Noticia, mientras leían la oración del Envío en medio de cantos, abrazos y alegría. Vive el Señor, entre nosotras, en cada una, vive el Señor.

 

Argentina por opción

En el marco de los actos por el #DíaDeLaMemoria, 40 alumnos del turno noche del Colegio Virgen Inmaculada asistieron -acompañados por el Padre Pedro- al estreno de la película Yvonne, en el Cine Gamount.

aficheYvonne

El jueves, el colegio Virgen Inmaculada realizó los actos por el #DíaDeLaMemoria. Primero, con la conferencia de la Sra. Ricarda Klein -sobreviviente del Holocausto- en la parroquia, llena de gente escuchando atentamente sus experiencias en la Segunda Guerra Mundial, en el Gueto de Varsovia. Y luego, con una salida comunitaria al mítico Cine Gamount, para ver la película Yvonne, que trata sobre la vida de una religiosa francesa que amaba a la Argentina, y dió la vida por nuestro país.

WhatsApp Image 2019-03-29 at 20.31.32 (1)

El Padre Pedro con los alumnos del turno noche del IPVI.

La película, dirigida por Marina Rubino, cuenta la historia de Yvonne Pierron, una monja francesa que logró huír de la dictadura militar argentina. No corrieron igual suerte sus compañeras Alice Domon y Leónie Duquet, que fueron secuestradas, torturadas y arrojadas vivas en los vuelos de la muerte ordenados por el genocida Alfredo Astiz, que se había infiltrado en las Madres Plaza de Mayo.

Yvonne

Ivonne, rodeada de sus afectos guaraníes, en Misiones.

Ivonne pudo escapar luego de largos días en los que se la pasaba escondiéndose, de los grupos paramilitares armados que seguían de cerca sus pasos, gracias a un operativo de la embajada francesa, que la visitó de viejecita, la maquilló, y la subió en una silla de ruedas para meterla en un avión con destino a Montevideo. Y de allí a su país, Francia.

2902173w380

Yvonne, su vida contada por ella.

En 1983, cuando regresó la democracia, Yvonne volvió a la Argentina y continuó con su tarea apostólica en el monte misionero. Por entonces se inició la identificación de miles de cuerpos NN asesinados durante la dictadura, y fue entonces que se identificaron dos cuerpos que el mar había arrastrado hacia las costas argentinas: eran los restos de Alice y Leónie. Se dispuso darles sepultura en la Iglesia de la Santa Cruz, y entonces Yvonne vino del monte misionero al sepelio de sus compañeras. Luego, brindó su testimonio en la megacausa ESMA.

El enorme valor de la película radica en que habla la mismísima Yvonne, y también hay testimonios de su historia de vida como religiosa misionera en Neuquén, y su tarea solidaria con los trabajadores de las tabacaleras de Corrientes.

WhatsApp Image 2019-03-29 at 20.31.32 (2)

Carrillo, en el estreno de Yvonne.

“Creo que hoy fue un día importante porque escuchamos a dos mujeres sobrevivientes del infierno: Ricarda del Holocausto, y Ivonne, que sobrevivió no solo al holocausto sino también a la dictadura militar argentina”, comenta el Padre Pedro, que después de la peli disfrutó de una cena junto a los alumnos del cole.

WhatsApp Image 2019-03-29 at 20.31.33

Cine, y después, debate.

“Me queda esta impresión: primero que la mujer y la memoria están muy vinculadas. Y que recordar no es solo recordar el horror, sino recordar la fuerza del Espíritu humano que es capaz de atravesar el infierno y seguir caminando y sembrando. Creo que parte de la tarea de la educación también tiene que ver con ir gestando un relato que nos dice quienes somos y por qué estamos acá. Ricarda e Ivonne son, además, mujeres extranjeras que están en la Argentina, eso significa que la Argentina es un país hospitalario, de paz, y de futuro”, dice Pedro, emocionado.

59ce94382d9b5_400x225.jpg
Yvonne Pierron vivió sus últimos años en la provincia de Misiones, donde vivía y misionaba. “Bergoglio nos ayudó cuando secuestraron a mis compañeras monjas”, comentó cuando el Padre Jorge fue nombrado Sumo Pontífice. Murió en 2017 a los 89 años.

Ganarle a la guerra

Como parte de los actos del Instituto Virgen Inmaculada por el Día de la Memoria -celebrado el domingo 24 de marzo-, Ricarda Klein compartió su testimonio como sobreviviente del gueto de Varsovia y un campo de concentración nazi. Su forma de ganarle a la guerra fue lograr completar sus estudios secundarios a la edad en que se hubiera recibido si no hubiera estado en la guerra.  

1 IMG_6937_Moment

Ricarda, de 90 años, junto a su hija Doris, en la parroquia.

 

“Más allá de estudiar la historia en los libros, hoy vamos a escuchar a una testigo de la historia, que vivió en su propia carne lo que a veces estudiamos llenos de horror y de preguntas” dijo el rector del Instituto Parroquial Virgen Inmaculada, Matías Brunori, al presentar a Ricarda que, sentadita delante del altar de la Iglesia Virgen Inmaculada, nos contó su experiencia como sobreviviente del nazismo, acompañada por su hija Doris, una amiga de esta casa que forma parte de la comunidad judía Templo Libertad, que colaboró con la formación de la Biblioteca Padre Messeigier de la capilla virgen de Luján del Barrio Fátima.

2 IMG_6921

Matías Brunori: Creemos que las cosas que nos marcaron en la vida hay que recordarlas. Aunque nos duela recordarlas. Precisamente para no repetirlas y que no vuelvan a suceder. Y es bueno recordarlas a través del sentimiento, es decir conmemorarlas, que es un poquito más que recordarlas, es sentir lo que sintieron. El 24 de marzo, en esa fecha de conmemoración, estuvimos presentes en la Plaza de Mayo para sentir lo que nos llevó a ese 24 de marzo del 76. Y como ese acontecimiento argentino y el nazismo comparten el terror de la maldad humana, decidimos traer a Ricarda que vivió el régimen nazi”.

 

La iglesia estaba llena de los alumnos de los turnos tarde y noche del colegio,  parroquianas y parroquianos y la gente del Hogar de Cristo que no quisieron perderse la oportunidad de este encuentro, “el lujo de que Ricarda pueda hablar con nosotros”.

IMG_6944

Luego del aplauso de bienvenida, Ricarda empezó a hablar. Los alumnos la escuchan mudos. No volaba ni una mosca. Hizo un recorrido cronológico desde la creación del Gueto de Varsovia, los trenes de exterminio, su trabajo en una fábrica, los bombardeos, hasta el fin de la guerra y su gran ilusión: completar sus estudios y recibirse de bachiller a la edad en la que se hubiera recibido si no hubiera habido guerra. Esa fue su manera de ganarle a la guerra. Recuperar el tiempo perdido y ponerse a estudiar “rabiosamente”, rindiendo materias en un curso acelerado de educación secundaria. Así completó los estudios y se recibió de bachiller. “Lo que yo quería era estudiar el secundario completo, y llegar al lugar que me correspondía. Me costó mucho, pero lo logré. Completé mis estudios secundarios a los 17 años, luego de 5 años de vivir en la guerra”.

Porque cuando hay guerra, no hay escuelas. Ricarda vivió en plena guerra desde los 10 y hasta los 15 años. Nos contó que es un milagro que haya sobrevivido, porque los nazis mataban a los niños -porque no les servían como fuerza laboral-. Quizá, una de las claves de su supervivencia, haya sido la gracia de haber estado durante esos 5 años siempre al lado de su madre, que hablaba ruso y alemán.

5 IMG_6955_Moment

Padre Pedro: “Este es nuestro acto del Día de la Memoria. La memoria es recordar para que no se repitan los horrores, los abusos, las atrocidades del pasado. Pero también memoria es saber que la vida humana atraviesa hasta lo más difícil, las oscuridades mas terribles. Hacer memoria es también es confiar en eso, en la fuerza del Espíritu, en la fuerza de la Vida. Y no quedarnos solamente con el horror, que tenemos que conocer para no repetir”.

 

“Soy Ricarda, nací en Polonia y viví allí hasta 1947. Les voy a contar qué viví desde 1939 hasta mediados de 1945. Es un poco difícil contarlo, porque a veces cuando pienso en eso, me parece increíble pensar que fue posible que los seres humanos hayan sido tan crueles.

Yo me acuerdo que a partir del 1 de septiembre de 1939 que estalló la guerra, mi vida cambió totalmente. En septiembre en Polonia comenzaba el ciclo lectivo. Y con la guerra, dejamos de ir a la escuela.

Los alemanes entraron y despojaron a la gente de sus viviendas. Bueno, eso fue lo de menos. Con mi familia vivíamos en Cracovia, una ciudad pequeña pero con mucha historia. Nos fuimos de Cracovia hacia el oeste para ver si podíamos escapar de los alemanes, pero no fue así, porque ellos llegaron mucho antes que nosotros a las ciudades donde pensábamos escondernos. La cuestión es que todo iba mas o menos hasta que empezaron a formarse los guetos”, empezó su conferencia Ricarda.

El “ghetto” -castellanizado “gueto”- era el nombre de un barrio judío de Venecia en el año 1516. En la Segunda Guerra mundial se empezó a llamar así a las pequeñas barriadas en las que los nazis empezaron a aislar a los judíos, alejándolos del resto de la población y dividiéndolos entre sí. Los nazis crearon más de 400 guetos en los cuales encerraban a cientos de miles de judíos, que vivían en condiciones miserables. Desde los guetos, los judíos eran llevados a los campos de trabajo forzado o a los campos de exterminio. Sigue su relato Ricarda, con su voz suave, mientras en la Iglesia reina un silencio tal que no pareciera que estuviera llena de alumnos del cole.

“Explicar lo que es un gueto es un poco difícil. La falta de independencia, la falta de movimiento, la falta de libertad y además, permanentemente el miedo de que algún oficial alemán entre ahí y haga lo que se le de la gana, que era lo que hacían.

En los guetos había mucha pobreza. En las calles yo veía hombres, mujeres, niños con un hambre terrible. Me acuerdo que una tarde mi abuelo me dió un trozo de torta para llevar a la casa de mi tía, donde íbamos a tomar la merienda con mis primas. Y en el camino un muchacho agarra el paquetito que yo tenía en las manos. Naturalmente yo me asusté. Me dí vuelta y lo ví al chico, un chico de mi edad, 11 años, y lo ví cómo se comía el pedazo de torta, tan hambriento. Al verlo así, tan hambriento, me puse a llorar y salí corriendo sin saber si ir a lo de mi abuela o a lo de mi tía, llorando. No se trataba del pedazo de torta por supuesto, sino del hambre de ese chico.

IMG_6957

También el espacio del gueto que se formó al principio iba reduciéndose cada tanto, hasta quedar formado por muy pocas calles. Eso significaba aglomeración de la población, suciedad, enfermedades. Estalló una epidemia de tifus. Y en aquel tiempo, sin medicación, el tifus era la muerte. Hubo muchos niños que quedaron sin padres, y muchos padres que quedaron sin niños. Uno veía en las calles el traslado de los cadáveres pero no se sabía adónde, porque no había cementerio dentro del gueto.

Después de un tiempo, se veía gente con valijitas, que caminaban dirigiéndose a algún lado, que no se sabía. La gente hablaba que se iban a Alemania para trabajar. A mucha gente le parecía bien, porque la miseria en el gueto era tan terrible que cualquier cambio podía significar alguna mejora. Pero pronto se supo que no iban a trabajar, sino iban a hornos de exterminio.

Había trenes que eran solo para el exterminio. Estaban en un andén ferroviario solamente para este fin. Eeran los trenes que entraban vacíos y salían llenos de gente. A mí me tocó que me sacaron de la casa y me enfilaron para el tren. No sé cómo fue que me pude escapar saltando los bancos, y me escapé de uno de los trenes.

Bueno, esto era una parte de mi vida.

6 IMG_6957 mano

La otra parte de mi vida empezó cuando teníamos que salir del gueto para protegernos, o pedir protección a gente para que nos escondieran.

Durante un tiempo nos escondimos en una estufa en la que había que prender el fuego a veces, nadie podía vernos porque sino tenían que decir que nos habían visto en lugares donde no podíamos estar, hasta que los rusos empezaron a acercarse a Varsovia. Entonces empezaron los bombardeos.

Uno de los bombardeos cayó sobre nuestra casa y partió el edificio por la mitad. Después de un tiempo, me acuerdo que con mi prima creíamos que si nos poníamos un colchón sobre la cabeza, nos salvábamos de morir en los bombardeos. En un momento tuvimos que bajar al subsuelo, donde la gente había guardado provisiones. Nos quedamos escondidos ahí. Esto era en agosto, un mes muy caluroso. Y al estar todos en ese lugar tan chico con tanta gente, una señora sintió tanto calor que dijo: bueno, voy a sacar los pies total nadie los ve y me va a dar un poco de fresco. Pero sí, nos dió fresco a todos. Porque había vigilancia, y un oficial alemán le vió los pies, y no tardó ni un minuto para encontrarnos a todos nosotros. Mi madre trató de escapar y se quemó las piernas, quemaduras de tercer grado en el codo también.

Entonces nos llevaron a todos a una iglesia donde nos separaban a hombres y a mujeres, a los niños los mataban directamente porque no les servían para nada. Y yo me salvé porque… porque me salvé. Porque por la edad me tenían que haber matado.

Nos empezaron a separar para enviarnos a distintos lugares. A mi madre la mandaron al hospital. Mamá tenía la facilidad de hablar muy bien alemán, entonces eso la salvó un poco. A mi prima y a mí nos mandaron a trabajar. Estuvimos trabajando en una fábrica que era la que fabricaba las lamparitas “Osram”, pero nosotras no trabajábamos para Osram sino para elaborar hilos de metal para aviones. Y bueno, nos destinaron a esa fábrica.

El trabajo era pesado. Yo era chica, y comida no había. O mejor dicho sí había: me acuerdo que era una sopita, y después de esa sopita uno tenía hambre.

Bueno, al principio se hacían los turnos desde la mañana, de 6 a 2, luego de 2 a 22 y de 22 a 6. Para mí el turno de 22 a 6 era fatal, porque yo me dormía. Y estaba prohibido dormirse. Hasta que hubo un bombardeo de la fuerza británica que destruyó la ciudad donde nosotras trabajábamos.

Entonces, después, había que juntar los escombros. Nos mandaron a juntar los escombros. Era un trabajo sumamente pesado, pero eso no era todo. Decidieron que hiciéramos trincheras encima de las rocas. Me acuerdo que la pala para cavar era más grande que yo. Pero había que cavar. De lo que me acuerdo mucho es el hambre que teníamos.

A la noche, la Cruz Roja nos mandaba sanguchitos. Eran sanguchitos riquísimos de jamón, pero tan finito que se podía ver la ciudad a través de él. Tal es así, que después de comer ese sanguchito uno seguía con hambre, y quería comer más. Si el hambre era duro, la sed era peor. Tener sed es una cosa inimaginable. Y hoy en día, yo debo tomar agua, y no me gusta. Pero me acuerdo de aquel tiempo y tomo agua.

Y así transcurrió hasta que terminó la guerra. Pero antes de que terminara la guerra, cuando entraron los rusos a la ciudad donde estuve -Dresde, una ciudad hermosa, pero muy destrozada- cuando entraron los rusos los soldados no respetaban a la población y hacían lo que se les daba la gana. Nosotras nos salvamos de muchas cosas, no sé, había que salvarse.

Cuando terminó la guerra, los negocios empezaron a abrir, había una panadería y la gente se tiraba de cabeza en la panadería, agarraba todo lo que podía, y muchos se enfermaron de indigestión, y de descomposturas estomacales.

Yo me acuerdo que había un pancito que me gustaba mucho, y yo con toda la inocencia le pregunté al dueño de la panadería si podía llevarme el pancito. Y la gente me miraba como diciendo de dónde venía yo para pedir un pancito entre estos salvajes que se tiraban arriba del pan. Qué se yo, todavía me quedaba esa buena educación.

Bueno, en cuanto a la educación, no había. Y además, lo poco que se enseñaba era una cosa incompleta o para pasar el tiempo. La cuestión es que cuando terminó la guerra yo adeudaba un montón de años. Entonces me propuse estudiar pero rabiosamente, adelantando materias, y pude completar mis estudios. Ese fue mi propósito después de la guerra, porque sentí que tenía que hacer algo, que no podía quedar así, meditando sobre lo que pasó, sino que debía ponerme a pensar sobre lo que iba pasar de ahora en más.

Así que decidí imbuírme de mucha fuerza, y sobretodo de ganas. Ganas de hacer. Y yo tenía muchas ganas de hacer. Y lo hice.

Bueno, después quería ir a la universidad, pero vinimos a la Argentina, y aquí yo tenía que empezar a trabajar porque era otro país, otra situación, todo excelente. Mis ansias de seguir en la universidad quedaron suspendidas y empecé a estudiar otras cosas: idiomas y música. Y bueno y así tuve que reconstruir mi vida. Y aquí estoy. Por suerte me casé, y tuve dos hijos”.

Estallan los aplausos. Los presentes están emocionados, todos quieren hacerle preguntas. Ricarda cuenta una anécdota más, estando en la Argentina con amigas, fueron al cine a ver una película sobre el holocausto:

“Yo no tenía problema, yo al holocausto lo conocía bien de cerca. Sentadas en las butacas mis amigas estaban atentas a cuál sería mi reacción, pero yo no reaccionaba. Para mí eso era una cosa conocida en primera persona. En un momento, ellas empezaron a comer pastillas, caramelos, chocolates, y me convidaban. Pero a eso no llegué: comer y ver el holocausto no me fue posible”.

Algunas de las preguntas de alumnos y profes:

-¿A qué edad llegó a la Argentina y qué le pareció?

-A los 17 años. Me pareció otro mundo.

-¿Por qué eligió la Argentina para venir a vivir?

-Mi padre tenía un sobrino y nos vinimos a vivir al mismo lugar que él, ya que la familia había quedado bastante destrozada, los que quedamos queríamos estar cerca. Vine con mis padres.

-¿Comparó en algún momento a la dictadura militar argentina con lo que había vivido en su pasado en el nazismo?

-No, no comparé nada porque era totalmente diferente. Ni mejor ni peor. Malo, muy malo.

-¿Cómo y cuándo fue el reencuentro con su mamá?

-Con mi mamá estuvimos siempre juntas. Con papá sí estuvimos separados.

-¿Qué siente de contar la historia de su vida?

-No me produce ningún daño. Es difícil olvidar todo. Pero uno puede seguir viviendo como lo hice yo. Si yo estuviera pensando siempre en el pasado no hubiera podido vivir, ni criar a mis hijos y a mis nietos. Cuando yo me instalé en Buenos Aires, me instalé pensando en que la vida sigue, y yo también (aplausos).

-¿Le gustaría volver a su país?

-Bueno, tengo que contestar sinceramente que no demasiado. Yo vivía en Cracovia, me crié allí. Tengo muchos contactos con mis compañeras de la escuela de entonces, contacto por correspondencia.

-¿Por qué hay gente capaz de tanto mal? ¿Qué pensás?

-Es la política.

-¿Qué otra historia cortita nos quiere regalar?

-Cuando llegué acá, para relacionarme con mis pares tuve mis problemas, no tanto con mis amigas sino con sus familias. Había un chimento, así, que las personas que veníamos de aquel terror no estábamos bien psíquicamente. Es cierto que había gente había quedado muy mal de la guerra, pero no todos estábamos así. Entonces, cualquier cosa que yo podía decir o hacer que les parecía no normal, lo atribuían a que era porque estaba loca. Eso era bastante desagradable. Pero después se dieron cuenta que estaba loca pero que no era para tanto (risas, “ni más ni menos que nadie”, dice alguien).

-En los momentos del gueto, y escondida: ¿recuerda algún momento de haberle “reprochado” a Dios estar viviendo esa situación? ¿Cuándo ha pensado en Dios, y cómo ha fluctuado su fe durante la guerra?

-Mirá, voy a ser completamente sincera: no le he reprochado nada a nadie. Pude reprocharle solamente a Hitler, a nadie mas. Y tratar de sobrepasar y sobrevivir las atrocidades.

-¿Y de dónde sacaba fuerzas?

-No lo sé. Yo me acuerdo que en el edificio donde vivíamos había una familia y con mi vecina  hacíamos unas florcitas de papel mache y a los que pasaban por la puerta les pedíamos monedas para la alcancía y les dàbamos una florcita. Al principio la gente protestaba pero sirvió para que al fin del día hubiera algo de leche y algo para comer.

-¿Por qué para usted fue tan importante estudiar luego de la guerra?

-Porque el estudio abre la vida. Yo siempre les digo a mis nietos: estudien. Yo estaba muy atrasada en los estudios. Me puse a estudiar frenéticamente porque si no lo hubiera hecho intensivo, todavía estaría estudiando. A los chicos de Soldati les digo: ¡estudien! Aunque vayan a trabajar, que estudien igual. 

Finalmente Doris, la hija de Ricarda, leyó un cuento escrito por su madre: Banana split. Pero no se trataba de un postre. Era un reducto mínimo lleno de personas llenas de miedo y en silencio. Todo lo contrario al hermoso regalo que Ricarda y Doris nos han hecho hoy: confianza y diálogo. Porque lo contrario al miedo no es la valentía: es la confianza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué pasó en Luján aquel domingo?

COMUNICADO DE LA FAMILIA GRANDE HOGAR DE CRISTO
Buenos Aires, 21 de marzo de 2019
HDC.JPG
Jesús exclamó: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido”. (Mt. 11, 25-26).
En nuestra Argentina dividida y confundida se difundió de modo deliberadamente falso parte de nuestro festejo a los pies de la Virgen de Luján, como un acto de política partidaria. Esta falsa noticia, causó confusión y dolor. Pedimos perdón si esta fiesta confundió a algunos, sobre todo a los que están acostumbrados a pensar que cuando se escuchan redoblantes, bombos y ritmos murgueros estamos frente a una manifestación política de algún signo.
El Domingo 10 de marzo celebrábamos y festejábamos los 11 años de la Familia Grande del Hogar de Cristo, que reúne a 170 Centros Barriales de todo el país y acompaña a miles de personas y familias que se encuentran atravesadas por el consumo de drogas.
Las fiestas tienen lenguajes propios como la música, la danza, los aplausos y las aclamaciones que son parte esencial. Estamos convencidos que la Basílica de Luján es el lugar para estas fiestas, porque la Virgencita quiso quedarse allí, en ese lugar donde el barro no dejaba continuar la marcha. Allí plantó su casa. Una casa a la que entran todos los que caminan en el barro también. Allí María fue testigo del júbilo desbordante de los que celebran sus vidas, de logros y fracasos, de recaídas y nuevos comienzos.
Cantábamos
♪ “La vida como viene vamos a recibir, Y darle al que no tiene esperanza y la fuerza para vivir ” ♫
Como miembros de esta Familia Grande, que van creciendo diversificadamente, con rasgos propios, en todos los rincones del territorio nacional, nos encontramos y celebramos un aniversario más. Una verdadera fiesta. A los pies de María de Luján, patrona de la Argentina, renovamos el compromiso de “Recibir la vida como Viene” y “Cuerpo a Cuerpo”, reafirmando este maravilloso modo de ser iglesia y de vivir el evangelio de Jesús, que nos impulsa a abrazar a todos y no excluir a nadie.
Esta gran familia, que aprende a primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar, como el Papa Francisco nos alienta, y que viene abrazando y haciendo familia a miles de chicos y chicas del descarte de este mundo, está en profunda comunión con el estilo pastoral impulsado por la Iglesia. Estamos llevando adelante, no con palabras y discursos, sino con hechos concretos, el modo de ser pueblo que encarna el espíritu del evangelio de Jesús.
Invitamos a conocer nuestro trabajo en cada provincia, a recorrer los Centros Barriales que forman parte de esta Gran Familia del Hogar de Cristo y a que se sumen para construir entre todos y todas una sociedad mejor, más humana, más justa y solidaria, porque de ese modo contribuímos a construir el Reino con el que soñaba Jesús. El nos señaló el camino.
“El que quiera oír que oiga”, decía Jesús al final de sus enseñanzas. Estamos felices de recibir la vida como viene y de salir a buscar a los que ni siquiera tienen fuerzas o ánimo para llegar a nuestros Hogares, a aquellas y aquellos que, sufriendo la vulnerabilidad, están desamparados y desesperanzados… a quienes el buen Dios ha preferido revelarse, mientras se oculta de los que se creen sabios.
Familia Grande Hogar de Cristo.
Más información: www.hogardecristo.org.ar
Centros Barriales que nos componen en todo el país: http://hogardecristo.org.ar/recursero/FGHC-Recursero.pdf

Celebrando la libertad

Luego de la confusión generada por un video de la Misa de Acción de Gracias por el cumpleaños 11 de los Hogares de Cristo en la Basílica de Luján, la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia de la Conferencia Episcopal Argentina emitió hoy este comunicado de desagravio.

 

IMG_2726.JPG

10 de marzo en la Basílica de Luján, luego de la Misa de Acción de Gracias por el cumpleaños 11 de los Hogares de Cristo.

20 de Marzo de 2019

Desagravio a los ataques a los Hogares de Cristo

La Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia del Episcopado Argentino expresa su adhesión a la Jornada y Misa con motivo del 11º aniversario de la Familia Grande Hogar de Cristo.

Compartimos su mirada, sus objetivos y su pastoral profundamente evangélica.

Damos testimonio del bien que realiza el Hogar de Cristo sobre los jóvenes que acompañan.

Frente a la difusión en redes sociales y medios de comunicación masiva de un video de la misa que la Familia Grande del Hogar de Cristo realizara en el santuario de Luján el pasado 10 de marzo de este año con motivo de celebrar los 11 años de su fundación, expresamos que:

• La celebración eucarística en la Basílica de Luján, casa de nuestra Madre y patrona del Pueblo Argentino, fue el cierre de una jornada de dos días en la cual participaron más de 3.000 personas provenientes de todas las provincias de nuestro País.
• Ellas representan a más de 170 centros barriales en los cuales, como Iglesia, acompañan a miles y miles de jóvenes con sus respectivas familias que se encuentran atravesados por la compleja problemática del consumo de drogas, consecuencia de la pobreza, abandono, exclusión y marginalidad con la cual convivimos diariamente.
• En los centros trabajan y colaboran más de 2.000 profesionales, voluntarios, religiosos, sacerdotes y cientos de jóvenes que han podido levantarse y ponerse al servicio de sus compañeros y familiares gracias a la contención y respaldo del Hogar, a quien consideran su Familia.
• Sabemos que trabajan “Cuerpo a Cuerpo” para que cada uno pueda reencontrarse con el sagrado valor de la vida, reconstruir su dignidad de Hijos de Dios que les fue negada, recuperar los vínculos familiares y generar amistades sólidas, volver a soñar con un proyecto y plan de vida que los haga más felices.
• La Virgen es presencia permanente de amor. En la Basílica la gran mayoría eran miembros de la Familia Grande del Hogar de Cristo. Pero también se encontraban peregrinos de distintos lugares que se conmovieron y agradecieron el testimonio y trabajo apostólico, dándoles fuerza y comprometiéndose a rezar por los frutos de este generoso apostolado.
• En la misa a la que tanto y tan distorsionadamente se hizo referencia, llevaron al altar junto con las ofrendas, las necesidades, padecimientos y sueños de cada uno. Allí, como cada día en los centros barriales, se descubren prójimos.
• Las banderas, verdaderos estandartes que reflejan un inquebrantable sentido de pertenencia, los representan.
• La canción que fervorosa y apasionadamente cantan es “La Vida como viene”, una de las premisas con las que el Papa Francisco iluminó esta labor.
• Los bombos que forman parte de las murgas de los Hogares son para ellos, y para nosotros, como corazones latiendo, que expresan desde lo más profundo, la alegría y agradecimiento a nuestra Madre que no juzga, sino que nos recibe bajo su maternal cobijo, y nos acerca a la misericordiosa presencia de su hijo Jesús.

Cualquiera que niegue o desconozca la manera en que Jesús y la Virgen sanan y reconcilian las fragilidades de nuestros jóvenes, y que no respete nuestra religiosidad y forma de expresarla, cae en un nuevo fariseísmo y puede convertirse en un hipócrita.

La misa no fue un acto político, no hubo representates de ningún espacio ni partido, son falsos los nombres de líderes, referentes y agrupaciones que han aparecido en las redes y comunicados.

Tampoco se trató de una profanación: la Eucaristía, como gesto sagrado de encuentro y comunión, es reflejo de que las familias que compartieron la misa conforman una comunidad católica, fraterna y generosa que se conmueve y organiza para hacer frente a la compleja realidad que vivimos los argentinos, de manera especial los que son excluidos y marginados; quien desconozca esta situación y realidad, debería acercarse y caminar las villas, barrios y periferias para comprender.

Repudiamos a algunos medios de comunicación masiva y redes sociales que replicaron las falsas críticas y acusaciones falaces sin chequear la información. Los invitamos a que conozcan la Familia Grande del Hogar de Cristo para que se sientan —como lo hace el Hogar de Cristo— afortunados de compartir este camino con nuestros hermanos.

No compartimos la actitud de aquellos que se creen dueños de la verdad, la piedad y la fe. Aquellos que construyendo muros quieren una Iglesia de elite, en donde se encorseten las manifestaciones de piedad popular, priorizando una liturgia de estricta observancia por sobre la manifestación afectiva y entrañable que el pueblo tiene con su Madre y con su Padre del cielo.

Somos conscientes de que se estaba difundiendo por las redes esta falsa información y tergiversando lo vivido. Solo un fariseo puede interpretar que esta misa fue un agravio a la Virgen o tuvo un tinte político.

Somos testigos del bien que hace una Iglesia que construye puentes y fomenta la cultura del encuentro. Creemos en el Dios de la Vida, de la Misericordia y de la Esperanza.

Con la confianza en que esta labor está inspirada por el Espíritu Santo, promovemos que el Hogar de Cristo siga peregrinando a Luján dándole gracias a nuestra Madre, la Madre de los humildes y marginados, y consagrándose a su maternal protección.

Adjuntamos los links a los videos en los cuales puede verse la homilía de monseñor Jorge García Cuerva, palabras del padre José María “Pepe” Di Paola y la consagración a la Virgen.

 

 

+ Fernando Carlos Maletti
Obispo de Merlo-Moreno y delegado de la Conferencia Episcopal Argentina para la Pastoral de Adicciones

+Melitón Chávez
Obispo de Añatuya y delegado de la Conferencia Episcopal Argentina para la Pastoral de Adicciones

+José María Di Paola
Sacerdote coordinador de la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia de la Conferencia Episcopal Argentina